El Rottweiler

   

El Rottweiler se considera una de las razas más ancestrales. Sus orígenes se remontan hasta los tiempos de los romanos, cuando se utilizaba como perro de combate y pastoreo.

Estos perros atravesaron los Alpes junto a las legiones romanas, protegían a los hombres y guiaban el ganado. en la zona de Rottweil estos canes se cruzaron con perros nativos. Aquí la principal misión que se les adjudicó fue guiar y cuidar a los rebaños vacunos y proteger a su amo y sus pertenencias. Y de la antigua ciudad de Rottweil recibió su nombre:

Rottweiler Metzgerhund ( perro carnicero de Rottweil).

Los carniceros criaban estos perros solo para el trabajo y la utilidad. De este modo, a lo largo del tiempo se forjo un excelente perro de combate y pastoreo, al que incluso se podía utilizar como perro de tiro. Debido a que se utilizaba cada vez menos la conducción de ganado para el transporte, el Rottweiler quedo relegado durante el siglo XIX. Solo cuando en el siglo XX se buscaban razas para perros policías, se acordaron de la existencia del Rottweiler. Este demostró a su vez que sus excelentes cualidades le hacían adecuado para desempeñar aquel trabajo. Y en el año 1910 se reconoció oficialmente como perro policía. Actualmente la fama de la raza se ha extendido a todos los países del mundo. Se utiliza en la policía, en las aduanas y en el ejercito. Un 90% de todos los perros utilizados por el ejercito Austriaco son de la raza Rottweiler. En los países escandinavos tienen un alto porcentaje como perro policía y de rescate. En la república Sudafricana ocupa el segundo lugar como perro policía.

Carácter del Rottweiler.

El carácter del Rottweiler es producto de todas sus cualidades, habilidades y predisposiciones, tanto adquiridas como innatas, que determinaran el comportamiento en un medio ambiente. Bertha, en uno de sus escritos, afirmo: «Todo lo que se pide en trabajo al Rottweiler lo lleva como herencia natural de sus antepasados. Su carácter es de insobornable fidelidad y amor hacia su amo. Es un trabajador nato, de fácil comprensión, valiente en el peligro.

Esta conforme con cualquier situación y en cualquier ambiente, es duro, fácil de conducir y, al mismo tiempo, independiente.

Referente a su estado psíquico, su temple de ánimo es afable y pacifico, su temperamento fiel, obediente, dócil y laborioso, su instinto de movilidad mediano. Frente a situaciones desagradables se muestra intrépido, duro y seguro de si mismo. Sus órganos de los sentidos están dotados de un conveniente desarrollo. Sus afectos son muy agradables y su capacidad de aprendizaje excelente. Pertenece a un tipo fuerte y equilibrado. Sus reacciones frente a los estímulos del entorno, son tranquilos y expectantes debido a su trivial desconfianza, su mediana agresividad y su muy alta fuerza defensiva como consecuencia de su muy desarrollado instinto de supervivencia y combate. Finalizada la amenaza, rápidamente desaparece esa actitud para volver a aparecer su naturaleza pacífica.

También se encuentra entre sus ventajas: su adición al hogar, su alto grado de vigilancia y un buen rastreo. Su resistencia es alta, le gusta el agua y los niños. No posee una notable pasión de cazador.

El cachorro llega a casa:

Su cachorro debe sentirse libre para explorar su nuevo hogar, quizá se muestre receloso, háblele con dulzura da muy buenos resultados, El cachorro, como un bebe, necesita muchas horas de sueño, condúzcalo al sitio que haya destinado para él, acomódelo en su cesto con algún objeto que le dé confianza, tenga en cuenta que al principio todo le resultara extraño, no están sus hermanos ni su madre, pero con las atenciones necesarias muy pronto mostrara su carácter alegre y juguetón.

El buen desarrollo tanto físico como psíquico de su cachorro dependerá mucho del trato y del entorno que le rodee, por ello, cuanto más animoso sea el crecimiento de su cachorro, mas equilibrado será de adulto, y como consecuencia mas satisfecho se sentirá usted.

Objetos que necesita:

Un plato para la comida, otro para el agua, un cepillo, una manta o cesto para dormir, un collar y una correa.

Alimentación:

El plan de alimentación del cachorro será cuatro comidas al día, a partir de los 4/5 meses se suprimirá una de ellas, normalmente la merienda, a partir de los 7/8 meses serán solo dos comidas y cuando cumpla un año de edad solo comerá una vez al día o 2 repartiendo las raciones, para que no quede demasiado satisfecho (consulte con su veterinario)

La hora de las comidas ha de ser regular, procuraremos que sea siempre la misma, el perro deberá aprender a comer inmediatamente después de ponérsela, sino es así esperaremos 5', si transcurrido ese tiempo no lo ha hecho, le retiraremos el plato y aguardará hasta la siguiente comida. Tendrá siempre a su disposición, agua limpia y fresca.

No debe darle: Azúcar, dulces, frutas secos, papas, batatas, pescados o carnes saladas o ahumadas, embutidos, chocolates, condimentos, helados, huesos de ave, cordero, conejo, o huesos astillosos en general, que se pueden clavar en algún conducto al tragarlos.

Solo le daremos la cantidad adecuada de un buen alimento balanceado que corresponda a su talla y edad, y si el perro se queda hambriento su oportunidad esta en la siguiente toma. Hay que tener en cuenta que los perros para estar bien alimentados, deben seguir una dieta variada y rica en proteínas, minerales y grasas animales, lo cual quiere decir que con solo carne no conseguiremos nuestro objetivo. Hay que disponer de tiempo para llevar a cabo una dieta completa, si deseamos alimentar a nuestro perro con productos naturales, añadiendo calcio y vitaminas. En los últimos años se han ido formulando productos cada vez mas completos, con el propósito de mantener al animal en perfectas condiciones, sin tener que compensar con ningún fármaco las carencias que supone no dar todos los productos naturales necesarios. Ni ahora ni nunca, cambiara bruscamente la dieta del perro, deberá ir mezclando poco a poco el nuevo producto con el habitual de manera que al cabo de una semana el perro coma exclusivamente del nuevo producto, siempre observando que le siente bien y siguiendo las instrucciones del veterinario.

Higiene:

El buen mantenimiento del pelo de su perro, no requiere excesivos cuidados, pero si algunas 1atenciones para que su aspecto sea el deseado. Cada semana aproximadamente, le cepillaremos para eliminar el polvo acumulado.

La dentadura de los perros es muy importante para su salud, por esto debe vigilar el buen estado de sus dientes, si le acostumbra de pequeño a jugar con un trozo de manzana, le ayudara a mantenerlos limpios.

Las uñas las gastan con el ejercicio, de no ser así deberán ser cortadas en alguna peluquería canina o en el veterinario.

La educación:

Debe preocuparse por ella, para que la convivencia resulte agradable a todos.

Si la función de su perro va a ser la de guardia de alguna persona o lugar, ya se habrá planteado adiestrarlo cuando llegué el momento. Es conveniente que sea educado bajo la custodia de personas especializadas en este trabajo, para aprovechar al máximo las cualidades particulares de su perro, a veces, con la mejor voluntad, la inexperiencia conduce a errores y vicios que una vez adquiridos son muy difíciles de superar.

Los primeros seis meses de vida:

Saber las fases de desarrollo en el crecimiento de un cachorro, ayuda a una mejor educación y, de este modo, a poder influir de una forma positiva en la formación de su carácter desde el primer momento de su vida.

3 - 7 semanas (comienzo de la fase de socialización). En esta etapa, es importante el contacto con las personas, tanto olfativo, corporal, 1 acústico como óptico, a cuya ausencia el perro se volverá receloso y tímido, y mordería por miedo. Es recomendable que conozca a más de una 1 persona, ya que de lo contrario dependería excesivamente de un solo ser humano y evitaría a todos los demás.

8 - 12 semanas (fase social). Todo fallo cometido por el dueño en este periodo repercutirá sobre el carácter del animal. Antes no era posible influir en el comportamiento del cachorro. pero ahora será el tiempo propicio para comenzar las enseñanzas. En el criadero, es la madre la que adopta el papel educativo, despertando en forma de juego sus instintos y enseñándole la subordinación, papel que deberá asumir el nuevo propietario. El cachorro aprende a conocer el significado de todos los gestos de su amo, incluso los mas leves, sean mímicos o acústicos; por ejemplo, para que entienda el castigo, primero se debe agarrar al cachorro por la nuca, sacudirle y decirle «NO«, mas adelante bastara solo con esto último.

También es muy importante el contacto con individuos de su propia especie; de esa forma se consigue que el perro se acostumbre a ese ámbito social. Nunca se debe de permitir que jugueteando muerda en las piernas o gruña para defender su comida, ello podría provocar después un comportamiento agresivo frente a su dueño.

12 - 16 semanas. En esta avanzada etapa social tiene lugar el definitivo establecimiento de la jerarquía de la lechigada. Dado que el carácter es aún manejable, la educación que se quiera realizar mas adelante tendrá su base en lo aprendido durante este tiempo. El perro ha de conocer los ruidos de la calle, ha de ser expuesto a situaciones de todos los ámbitos de la vida cotidiana y que en cambio puedan impresionarle para que se familiarice con los mismos. Si a esta edad aun no ha convivido con una familia, pueden existir problemas de higiene en el hogar.

4 - 6 meses. Esta avanzada fase social es comparable con la etapa escolar del niño. Un perro que haya recibido una buena educación debe saber comportarse en cualquier lugar con absoluta corrección. En la carnada se puede observar una colaboración entre jóvenes y adultos. El animal entra en una fase cuya duración es de unos dos meses, que es comparable a la pubertad humana y que más tarde o temprano hace su aparición, depende de la propia naturaleza del perro o del desarrollo global de la raza. La anterior agresividad parece haber desaparecido o, al contrario, hacer su aparición, pero solo transitoriamente. A veces da la impresión de que todo lo aprendido anteriormente haya sido olvidado. En este tiempo el perro pide mas que nunca amor y comprensión, jamás debe intentarse formar al perro mediante la fuerza, porque además podemos haber realizado un juicio erróneo sobre su carácter debido a la gran inestabilidad característica de esta edad, podríamos deformarlo completamente estropeando lo que, terminado este tiempo, hubiera dado lugar a un perro totalmente estable.

Es muy importante que el perro juegue con su dueño y aprenda desde pequeño a aceptar a su dueño como un jefe, pero sin pegarle con objetos, ni gritarle, porque esto le descentraría, sobre todo de cachorro y los resultados serian desconfianza y temor hacia la persona que el más desea querer y respetar. En el caso que el perro intente imponer su dominancia de forma agresiva hacia los dueños, deberán ellos consultar en que fase están fallando, porque tengan en cuenta siempre, que el perro Rottweiler, solo aprende lo que los amos les enseñan.